Mikel era de secano. Pero pasaba todos los días por delante de la piscina del pueblo aunque esta sólo abriese de junio a septiembre. Sólo para saber si seguía allí. Y cogía olas imaginarias en la bañera de casa hasta que su madre le quitaba el tapón, por miedo a que su hijo sufriese una...
más